Están aquí: Infantil > Articulos > 04. noviembre 2020

Las primeras semanas en la “nueva” Escuela Infantil (niños/niñas de 3 y 4 años)….

fueron muy emocionantes. A muchos de los “antiguos” niños y niñas se les asignó una nueva maestra y grupo, por lo que hubo bastantes nuevas caras que conocer. Por ello, durante las primeras semanas nos dedicamos a conocernos y a analizar detenidamente el animal que da nombre a cada grupo, lo que rápidamente creó un vínculo de grupo y sentido de pertenencia. Al mismo tiempo nos acercamos a la nueva realidad que estamos viviendo y nos dimos cuenta de que muchos niños y niñas ya estaban bien informados sobre el coronavirus y nos demostraron que comprendían los motivos detrás de tantas reglas (mantener la distancia con los otros grupos, lavarse las manos, cómo toser correctamente, etc.).  Aún así surgieron preguntas como: “¿Por qué el patio de recreo parece una jaula de hámster?” o “¿Por qué ya no puedo compartir mis cosas/comida con los demás?”. ¡Cuando el compartir es algo tan importante! Estos temas tienen trascendencia y hemos necesitado un tiempo para hacer entender a los niños y niñas que esta fase no es la normalidad. Lo más asombroso es la fortaleza y flexibilidad de los niños y lo rápido que se adaptaron. Gracias a la repetición de rituales, juegos y canciones, los niños y niñas enseguida volvieron a conectar con el idioma alemán.

En todos los grupos existe una gran unión y un ambiente alegre y harmónico.

¿No es justo esto lo que necesitamos ahora?

¡Gracias a todos los niños y niñas de infantil, pues ustedes devolvieron la vida al colegio!

¡Gracias también a los padres por la confianza, la paciencia y el optimismo!

Eva Gier

Maestra de Infantil y Preescolar