Están aquí: Infantil > Video Infantil > Prácticas >

Informe de antiguos profesores en prácticas sobre su experiencia en el colegio

¡Hola!

Me llamo Andreas y realicé mi semestre de prácticas en el Colegio Alemán de Las Palmas. Estoy cursando los estudios universitarios de Trabajo Social y es la segunda vez que realizo trabajo en este colegio en Gran Canaria. Hace tres años hice un año de voluntariado social y tuve tan buena experiencia en este colegio y su entorno que decidí repetir. Gracias a mis estudios en el ámbito del trabajo social, adquirí conocimientos teóricos adicionales que pude aplicar en mis prácticas en el grupo de Los Osos. A diferencia de mi año de voluntariado, en mis prácticas asumí mayor responsabilidad y trabajé principalmente en el ámbito pedagógico individual. Mis tareas incluían la planificación autónoma de proyectos, la puesta en práctica de los mismos y su evaluación posterior. Por supuesto que también contribuí al apoyo del grupo a través mis capacidades. Tanto en mi año de voluntariado como durante las prácticas, el ambiente en el grupo y la relación entre los compañeros me pareció estupenda.

Fuera del colegio, aprovechaba mi tiempo libre para seguir descubriendo la isla y para sumergirme en la cultura canaria. Me gusta mucho el “buen rollo”  y el ambiente de Gran Canaria, lo que también me llevó a volver por segunda vez. Compartí piso con tres canarios, lo que también me brindó la oportunidad de mejorar considerablemente mis conocimientos de español. A todo ello hay que añadir que soy un apasionado del surf y aproveché cualquier minuto libre para estar en el agua y surfear. Siempre recordaré con cariño el Colegio Alemán de Las Palmas y quién sabe si quizás volvamos a encontrarnos una tercera vez en el futuro. Sin dudarlo, recomendaría a cualquier persona realizar sus prácticas en esta institución educativa, la cual me ha aportado mucho tanto a nivel humano, formativo como culinario.

Andy Prengel

 

»Muchos dicen que hay que irse cuando mejor se está, pero yo pienso que habría que irse a dónde se está mejor.« (Cita de El Canguro)

Durante el curso escolar 2020/21 trabajé como asistente de Dirección de la Escuela Infantil en el trabajo diario de administración y organización de la escuela. Mi estancia de seis meses comenzó en agosto de 2020, a pesar de la pandemia.

Me decidí por las prácticas de asistencia de Dirección porque el ámbito de funciones se corresponde con los requisitos de mis estudios universitarios. La titulación de Trabajo Social se enfoca en el área de las funciones socio-administrativas. Como asistente de Dirección realicé tareas diversas y variadas, desde  la gestión de personal y desarrollo de calidad como en la organización y las tareas diarias de administración en Preescolar e Infantil. El acompañamiento sociopedagógico en los grupos me permitió tener una visión global sobre el trabajo concepcional con los niños y niñas. En este sentido, también trabajé codo con codo con Annette Peters, la directora de Infantil y Preescolar. Por temporadas estuve acompañada además por la estupenda practicante Anja Mannßhardt (2020) y el voluntario Antonio Sigmund (2021), de manera que hubo constantes cambios y crecimiento, lo que hizo que el trabajo fuera muy diverso.

Gracias a varias mudanzas pude conocer diferentes caras de la isla y sumergirme en la cultura canaria. Los fines de semana había tiempo para descubrir la isla y disfrutar de cócteles en la playa. Me enamoré de la isla y estoy muy agradecida por todos los compañeros y compañeras que se convirtieron en amigos.

Este periodo me ha marcado mucho y ha supuesto grandes desafíos. Me siento muy agradecida y feliz por todas las experiencias y momentos vividos en esta isla.

Erika Schmalz, practicante sociopedagógica durante el curso 2020/2021

 

 

Prácticas en el paraíso

Solo unas pocas semanas antes de comenzar con mi periodo de prácticas, me confirmaron mi plaza de prácticas como asistente de Dirección en la Escuela Infantil y Preescolar del DSLPA. A raíz de la situación del Covid-19, estaba buscando a corto plazo una plaza de prácticas en el marco de mis estudios universitarios de Gestión Pública. Gracias a estas prácticas en el DSLPA, finalmente no solo se cumplió mi deseo de realizar mis prácticas en el extranjero sino también viví una época maravillosa en la locura que fue el año 2020.

Normalmente el punto central de mis estudios universitarios es la administración de entidades públicas. Sin embargo, las prácticas en el área de la Escuela Infantil me permitieron trabajar también desde un enfoque socio-pedagógico. Junto con la Directora de Infantil y Preescolar, doña Annette Peters, y los demás practicantes, pude mover los hilos en la parte más invisible del trabajo organizativo de una escuela para contribuir al bienestar de los niños y niñas, los padres y de la Escuela Infantil en su conjunto. Las prácticas en el DSLPA me han permitido adquirir conocimientos muy valiosos para mi futura vida profesional. Sin embargo, para mí era mucho más importante que las prácticas en el extranjero también me permitieran evolucionar a nivel personal. Y sentí esa evolución gracias al turbulento día a día en el colegio, pero también gracias a mi vida cotidiana en la isla. Gran Canaria es mucho más que una isla de vacaciones. Después del trabajo, dedicaba mucho tiempo a explorar la isla, pero aún hoy en día, después de todo este tiempo, sigo teniendo la sensación de que no lo he visto todo. Estoy orgullosa de poder llamar Gran Canaria mi segunda casa.

Tuve una acogida maravillosa por el equipo de Infantil y Preescolar y por los demás practicantes. Tanto fue así que me resultó bastante duro irme de forma repentina a causa del Covid-19. Gracias a mi periodo de prácticas en el DSLPA me llevo muchísimos recuerdos y, especialmente, amistades que recordaré para siempre con mucho cariño y por las que estoy muy agradecida.

¡Muchas gracias por esta inolvidable experiencia!

Anja Mannßhardt

(Practicante como asistente de Dirección en Infantil y Preescolar)

 

 

Trabajar en el paraíso

Me llamo Svenja y me alegro de poder compartir con ustedes hoy – en un día caluroso de 28 grados – mis experiencias en el DSLPA.

Decidí realizar el semestre de prácticas de mis estudios de Pedagogía de la Educación Infantil y Familiar del curso 2020/21 en el extranjero. Quería aprovechar la oportunidad de escapar del frío invierno en Alemania y, además, siempre me ha interesado mucho el idioma español por lo que, a través de la posibilidad de utilizar Erasmus+ dentro de Europa, decidí venir a Gran Canaria ya a principios de 2019.

La directora del Preescolar me recibió desde el principio de forma calurosa. Trabajé con ella como asistente de dirección durante dos meses y, gracias a mi formación previa como educadora y a mis estudios, a continuación acepté un nuevo desafío. La directora del Preescolar me dio la oportunidad de desarrollar un concepto de intervención temprana basado en el concepto de Infans. Llevé a la práctica paso a paso este procedimiento de observación y documentación, utilizando hojas de observación. De mis observaciones resultó mi proyecto de prácticas en el grupo de Los Peces, donde trabajé en la recogida temprana. Mi proyecto consistía en ofrecer a los niños apoyo específico dentro de un pequeño grupo, incorporando sus intereses y necesidades a las unidades del proyecto. Nos centramos en las experiencias físicas y las percepciones sensoriales en relación con el fomento lúdico de la lengua alemana. Utilicé métodos como juegos de movimiento, cuentos de movimiento, yoga infantil y relajación con el fin de fomentar el equilibrio interior del niño que, a su vez, tenía un efecto positivo en su relación con los demás niños.

En el nuevo año tuvo lugar una formación en equipo sobre el programa de fomento lingüístico KiKus. Participé en la planificación y puesta en práctica de las unidades didácticas de KiKus en la clase de preescolar Los Caballos y llevé a cabo observaciones conforme al concepto de Infans en el grupo. Acompañé durante otros 3 meses a la clase de preescolar Los Caballos en el día a día pedagógico. Este acompañamiento me dio una visión completa de la preparación de los niños para la escuela primaria.

Tanto en la Escuela Infantil como en el Preescolar tuve grandes ejemplos pedagógicos de los que me llevo un gran aprendizaje. Estoy muy agradecida a todo el equipo por el apoyo recibido. Durante mis prácticas trabajé en todos los grupos mediante servicios de sustitución semanales, por ejemplo, en pequeñas reuniones de equipo, sustituciones por ausencias por enfermedad o sustituciones de compañeros durante las pausas, y me sentí muy cómoda en todos los grupos.

Desde el principio estuve acompañando a los niños que aprendían español como lengua extranjera a sus clases de SaF y esta tarea adicional de responsabilidad me gustó mucho. También pude entablar una relación especial con los niños, lo que para mí constituía un punto fundamental en mis prácticas. Es por ello que pregunté a la directora del Preescolar si, después de 4 meses de prácticas, podría seguir de forma fija en un grupo y me alegró mucho de que se pudiera hacer a tan corto plazo.

Así que fue la combinación perfecta para mí: tanto el trabajo pedagógico en un grupo de infantil como en un grupo de preescolar para construir un vínculo estrecho con los niños, como las tareas de dirección y el análisis autónomo de nuevos procedimientos relevantes para el trabajo pedagógico con los niños. La relación teoría-práctica fue muy evidente para mí, lo que permitió desarrollarme mucho a nivel personal. Obviamente el hecho de vivir de forma independiente en esta hermosa isla también contribuyó a ello. Gran Canaria y el Colegio Alemán tienen un encanto especial. El ambiente familiar y abierto del colegio me hizo sentir como en casa y el trabajo con los niños me llenó mucho. En la isla pude sumergirme en muchos mundos diferentes: no sólo la escuela es un mundo propio, sino que los contrastes entre los diferentes paisajes de Gran Canaria tienen un encanto especial. Ya sean las playas de ensueño, las impresionantes montañas con maravillosos atardeceres, los valles, las cascadas o la vida urbana a 10 minutos de la playa en un piso compartido multicultural. Todas estas experiencias, combinadas con el aprendizaje del idioma español, convirtieron este periodo de prácticas en una experiencia única para mí.

En conclusión, puedo decir que he adquirido experiencias muy valiosas para mi vida y que siempre volvería. Gracias por todo, querida Annette, querido equipo y queridos niños.

Saludos cordiales,
Svenja

2017/18 experiencias…

No podíamos dejar escapar la oportunidad de trabajar durante algunos meses en la cálida isla de Gran Canaria y, al mismo tiempo, aplicar nuestra formación profesional. Así que los cuatro profesores de Pedagogía Infantil de Friburgo y Hamburgo decidimos ir a pasar tres meses a la isla del sol. Tres de nosotros estuvimos trabajando como profesoras en prácticas de corta duración, en tres de los siete grupos de Infantil. Otra realizó sus prácticas en DaF (Alemán como lengua extranjera).

El Colegio Alemán se encuentra en una zona más bien rural en las afueras de Las Palmas de Gran Canaria al norte de la isla. Desde Las Palmas se llega bien al colegio con el transporte público. El terreno del Colegio Alemán de Las Palmas está rodeado de montañas y de una vegetación muy variada, por lo que resulta muy acogedor. Las clases de Infantil se encuentran en unas casitas pequeñas en el entorno escolar. Cada clase de Infantil tiene su propia casita, donde desarrollar la vida cotidiana de cada grupo. Las actividades cotidianas y el día a día de cada grupo varían entre sí, dado que cada miniequipo es libre de configurarse siguiendo sus propios criterios. Lo que sí comparten todos los grupos son actividades conjuntas, como el corro de sillas, el desayuno juntos, la clase de Educación Física y muchos aspectos más, aparte de los ratos compartidos en el patio infantil grande y del almuerzo en el comedor del colegio. Además, la jornada escolar daba para muchas otras actividades más. Por ejemplo, en uno de nuestros grupos, y aprovechando el Proyecto Circo, había una vez por semana teatro de payasos y todas las tardes había varias zonas en las que los niños podían decidir con qué se querían entretener durante tres cuartos de hora. El programa diario de todos los niños de 5 y 6 años incluye una hora de DaF (Alemán como lengua extranjera). Allí se preparan, poniendo la atención sobre todo en su competencia idiomática. De este modo, la persona que en las clases de DaF trabaja como estudiante en prácticas puede aprovechar para planificar y poner en práctica sus propias ideas. Puede aprender un montón de métodos diferentes e intercambiar conocimientos y experiencias de una manera más estrecha con los profesionales de DaF. El aprendizaje del idioma no solamente juega un papel importante en las clases de DaF, sino, también, en la vida cotidiana de los grupos. Así mismo, se aprovechan los proyectos propios de cada grupo para enriquecer el vocabulario de los niños tratando en profundidad los temas concretos.

Así, los profesores en prácticas tenemos la posibilidad de continuar un proyecto ya iniciado o de elaborar proyectos propios. Por regla general, los profesores en prácticas pueden probar muchas cosas nuevas y aportar ideas propias a los trabajos compartidos con el grupo.

El equipo del Infantil se compone de profesionales alemanes y españoles, y estos últimos hablan alemán con fluidez. Los profesores en prácticas reciben por parte de ellos un trato abierto y amable. Además, en el Colegio Alemán trabajan muchos profesores en prácticas y voluntarios alemanes, por lo que no suele haber problemas para hacer amistades.

En la isla de Gran Canaria hay mucho que ver. Aunque es bastante pequeña, tiene muchas facetas, empezando por el norte, con la capital Las Palmas de Gran Canaria y sus paisajes verdes, hasta llegar al sur, que presenta una apariencia árida, pero que es famoso por sus lindas playas y dunas. En el interior de la isla hay montañas que se han formado a partir de volcanes y desde donde hay unas vistas preciosas de toda la isla e incluso de Tenerife. Las montañas de Gran Canaria también son ideales para hacer senderismo y escalada. De norte a sur se tarda aproximadamente una hora. Por el tamaño que tiene la isla, el mar siempre está cerca. A la hora de bañarse y de tomar el sol es mejor el sur, porque allí hay más horas de sol y hace más calor que en el norte. En general, los habitantes de Gran Canaria son muy abiertos y tranquilos. Los lugareños vive más bien en el norte de la isla. El sur está lleno de hoteles y bungalows, donde podemos encontrar muchos europeos durante todo el año. Desde el punto de vista de la belleza paisajística y también de la oferta cultural, Gran Canaria es, sin lugar a dudas, la isla perfecta para hacer unas prácticas laborales en el extranjero.

Nosotros vivíamos en un piso en Las Palmas. Se pueden encontrar muchas viviendas compartidas, debido a que allí viven muchos estudiantes de Erasmus. Las Palmas es un buen punto de partida para explorar la isla, pues, desde allí, se puede llegar con el transporte público prácticamente a cualquier sitio de la isla. La ciudad ofrece la proximidad al mar en la Playa de las Canteras y el Puerto. En el casco antiguo hemos pasado muchas veladas agradables. Al haber coincidido con la época de los Carnavales, hemos podido ver muchos espectáculos y eventos carnavalescos y algunos resultaron ser bastante impactantes. Además, hicimos un curso de idiomas y un curso de baile.

Para concluir, queremos decir que hemos pasado en la isla y en el Infantil una temporada muy linda y enriquecedora. Hemos aprendido muchas cosas que nos serán útiles durante nuestro futuro laboral y hemos tenido la oportunidad de ponernos a prueba trabajando con los grupos y durante las clases de DaF.

Si quieres pasar una temporada agradable en el Colegio Alemán de Las Palmas, tienes que estar abierto hacia lo nuevo y, además, tener mucha paciencia. Como en el Infantil hay sobre todo niños de origen español, deberías tener en cuenta que podrías tener algunas barreras idiomáticas con los niños o con sus padres.

Larissa, Nikol, Jasmin und Julia

 

 

Bueno, pues me voy…

En agosto del año pasado llegó la hora de dejar a mi familia y amigos en Alemania y empezar un año de aventura.

Desde el comienzo de la formación ya tenía claro que quería realizar mi período de prácticas profesionales en el extranjero, desde que intercambié información con algunos educadores que también habían vivido esta experiencia. Estoy muy contenta de que también yo pudiera vivir este año en Gran Canaria.

Al comienzo la emoción y la anticipación era todavía muy grande, y en parte también estaban acompañadas de un poco de inseguridad e incertidumbre. Pero todo esto desapareció rápidamente ya que me adapté enseguida. Esto se debió principalmente al hecho de que me sentí muy a gusto con el equipo y en especial con mi compañera del grupo de “Los Osos”. Incluso los padres de los niños me recibieron cálidamente y confiaron en mí rápidamente.

Me sentí muy alentada en mi trabajo, ya que el equipo enseguida me brindó su confianza, con lo que pude comenzar sin una larga fase de instrucción. El único problema que duró más tiempo fue el idioma, ya que, en parte, el entendimiento con los niños y los padres me costó algo más. Pero también he superado este obstáculo en gran medida, cosa de la que estoy bastante orgullosa.

He disfrutado el trabajo con los niños y fui capaz de actuar y probar gracias a la libertad que se me dio. Así, en colaboración con la educadora surgieron muchos grandes proyectos como “Yo soy”, “Colores y formas”, “Territorio comanche”, “Insectos”, y mucho más. Tuve la oportunidad de contribuir con mis ideas en todos los ámbitos y fueron aceptadas cordialmente.

En el trabajo de los padres, especialmente en las reuniones de padres, no pude involucrarme de forma activa, ya que había un problema con el idioma y mi español aún no es lo suficientemente bueno para eso.
También me habría gustado un trabajo en equipo más intensivo. Nosotros, los profesores en prácticas, por desgracia, no pudimos asistir a las reuniones de equipo debido a circunstancias personales y, por lo tanto, no pudimos ampliar nuestra experiencia en este sentido. Esto me hizo sentir en algunas situaciones, como en la planificación de fiestas y similares, que no pertenecía por completo al equipo. Para evitar esto, se podría pensar en la posibilidad de organizar la reunión de equipo fuera del horario de cuidado de los niños para que pudieran asistir todos los participantes. Así se podrían tratar y distribuir de manera conjunta y directamente los procesos y las tareas.

Fuera del trabajo, tuve muchas oportunidades de explorar la isla con gente agradable. Así pude descubrir durante mi tiempo en Gran Canaria hermosos lugares nuevos en la naturaleza y en las ciudades y adquirir grandes experiencias. Sin duda no será la última vez en Gran Canaria, ya que aún queda mucho más que experimentar y explorar.

¡Gracias por este estupendo rato!

Coline Peignelin

Informe 2013 / 2014

Terminar la jornada de trabajo relajadamente en la playa bajo las palmeras. ¿Y quién necesita invierno? Para mí, pronto quedó claro que quiería ampliar mis horizontes yendo al extranjero. Y Gran Canaria es un destino de ensueño.

El Colegio Alemán de Las Palmas es un lugar interesante para trabajar. Hay siete grupos de infantil aquí en Almatriche y un grupo en el sur, en San Agustín. A los tutores de cada grupo se les permite una gran libertad en el diseño de la jornada pedagógica. De esta manera uno, como profesor en prácticas, tiene la oportunidad de conocer una gran diversidad de métodos, visitando, por ejemplo, otros grupos. Sin embargo, por regla general,uno está en su propio grupo en el que se puede uno poner a prueba y se está en comunicación constante con su instructor. Así se  tiene la libertad de aplicar nuevos métodos e ideas, pero también se recibe una retroalimentación directamente.

Me gustaron especialmente la cantidad de oportunidades de asumir responsabilidades. Así, por ejemplo, se tiene la posibilidad de realizar sus propias actividades. Estas también pueden realizarse con varios grupos a la vez y ser creadas por el propio profesor en prácticas. Así yo era responsable de la actividad del huerto escolar una vez a la semana y junto con otra compañera para la actividad de fútbol. Esto no es una obligación, sino una gran oportunidad para probar ideas propias y especializarse en un área. Además de la actividad del huerto escolar y el fútbol también había actividades de danza, teatro y música, entre otras.

También en el grupo se asume responsabilidad y se ayuda al educador, uno introduce sus propias ideas y contribuye a preparar el día a día, lleva a cabo proyectos de forma independiente, conversa con los padres y ayuda a los niños a lidiar con el día a día.

Los niños aquí están en buena forma, son activos y exigentes. Y muy cariñosos. Además, son un espejo de la propia pedagogía, donde se puede ver la eficacia de los métodos utilizados, mientras se prueban diferentes cosas.

La misión y el enfoque educativo es la enseñanza de la lengua alemana. Esto está siempre presente en el día a día. Las oportunidades para aprender español las ofrece la  gente amable de Las Palmas. También hay cursos de idiomas económicos. Para el trabajo en el Colegio Alemán, el idioma no es obligatorio, pero, no obstante, se recomienda. Esto hace que sea más fácil trabajar con los padres y ayuda en la vida personal en Las Palmas. Yo mismo no tenía conocimientos de español cuando llegué aquí. Esto no fue un problema. Pero sólo desde que he aprendido un poco de español, tengo realmente una relación hacia todos los padres.

Se puede suponer que la vida es más barata aquí que en Alemania. Yo os recomendaría traer unos cuantos tubos de crema solar. La necesitaréis inicialmente y aquí es mucho más cara. No necesitaréis un coche aquí. La isla es un sueño y ofrece unas excelentes posibilidades de ocio y destinos atractivos. Hay que visitar sin falta el Puerto de Mogán, Teror, Tejeda y las dunas de Maspalomas. También se puede viajar por las islas con facildad.

No creo que mis prácticas en Alemania me hubieran ofrecido tal diversidad de experiencias y tantas horas de sol en el año como en Gran Canaria. Y, en mi opinión, hay que vivir una fiesta de Navidad bajo las palmeras por lo menos una vez en la vida.

Michael Büchele

Listo, hacia la isla …

 

Incluso antes de comenzar mi formación, ya tenía el deseo de realizar las prácticas en el extranjero. Después de una corta pasantía en Hungría y recibir mucha información de otros estudiantes de mi escuela superior, que ya habían completado su año de prácticas en el infantil, mi decisión de ir también a Gran Canaria, era firme.

Inicialmente la nueva forma de trabajar, la cultura y el idioma, me exigían mucho aprendizaje pero me adapté con facilidad. El equipo de infantil nos acogió a nosotros, los profesores en prácticas,  con los brazos abiertos y de forma cordial. Especialmente en mi grupo se creó un buen tándem. Me dió mucha libertad para contribuir con mis ideas y creatividad en el día a día del grupo. También pude poner en práctica el trabajo que tenía que realizar para la escuela superior, aunque el proyecto sobre el tema “Caballeros y princesas ” supone mi momento estelar.

Al igual que a los españoles en general, también los padres me trataron de una manera  muy cálida y abierta y estoy contenta de la confianza que han depositado en mí.

Tanto en las excursiones con mi “grupo de ponys”,  como en mi tiempo libre, tuve la oportunidad de explorar la belleza y diversidad de la naturaleza y cultura de la isla. Con mis  amigos disfruté de tapas, fiestas, la vida española y el sol en la playa y el mar.

Este año me ha marcado mucho para el futuro. He desarrollado mi personalidad, he podido vivir muchas aventuras y experiencias, y, sobre todo, desarrollar mi independencia.

Estoy muy feliz y agradecida de haber podido experimentar este año y me llevo todas las impresiones para mi futuro en Alemania.

En este sentido, un último, más que sincero agradecimiento a todo el equipo, a los padres y, por supuesto, a los “niños-pony ” que han hecho que este año sea tan memorable.

 

Mirjam Scheurich

Viva la vida

“Viva la Vida”, ha sido mi lema en estos últimos 10 meses.

Después de mis prácticas de cuatro semanas en Hungría, en abril de 2012, yo estaba segura de que realizaría las prácticas de mi carrera en el extranjero. Desde hace varios años, los estudiantes de la Academia “Hof” tienen la posibilidad de realizar sus prácticas en el Colegio Alemán de Las Palmas. “La oportunidad también para mí”

Todavía recuerdo claramente cuando hice las maletas en agosto del año pasado y me despedí de mis amigos y familiares. Mis pensamientos fueron: “¿Qué puedo esperar ? ¿Cómo será mi jornada laboral? ¿Cómo serán mis compañeros? ¿Entenderé a los niños y a sus padres?” Pero seguí centrándome en mi “lema” a la espera de las nuevas experiencias.

Al llegar a la isla todo se puso en marcha enseguida, los primer días de trabajo pasaron volando. Después de muchas impresiones nuevas, nuevas personas y mentalidad y cultura diferente – abrumada en muchas ocasiones – tuve que dormir mucho.

En mi grupo “Las Ranas” me sentí bien, los niños y la tutora del grupo me acogieron calurosamente. Además de nuestro tema anual “cuentos”, para el cual llevamos a cabo numerosos talleres, yo pude planificar y ejecutar con los niños una serie trabajos de forma autónoma. En la preparación de mi trabajo relacionado con el tema “diseño de aulas”, también tuve mucha libertad y recibí mucho apoyo.

He adquirido una valiosa experiencia para mi futuro, entre otras cosas, la visión conjunta de todo el grupo. Lamentablemente el vistazo que pude echar al trabajo en equipo ha sido demasiado breve. En resumen, puedo decir que he avanzado sustancialmente en Gran Canaria en el desarrollo de mi personalidad como educadora

He disfrutado el tiempo en esta hermosa isla y la despedida es ciertamente difícil.

¡MUCHAS GRACIAS POR UN EXPERIENCIA TAN BONITA!

 

Informe de experiencia personal:

“Donde otros disfrutan de sus vacaciones, yo puedo trabajar. “

El día 1/1/2013 empezó todo.

Mi tan ansiado deseo de trabajar como educadora en el extranjero empezó a concretarse. Cuando el día de año nuevo encontré a través de Google un Colegio Alemán en el extranjero, en Las Palmas de Gran Canaria, escribí inmediatamente una solicitud a la directora de la escuela infantil, la Sra. Peters, para solicitar trabajar allí por un tiempo.

La respuesta llegó rapidamente. El puesto para realizar las prácticas era mío.

En agosto, con unos pocos conocimientos de español, mi guitarra y una maleta demasiado pesada, empezó mi particular aventura en el extranjero “Gran Canaria”:

1.) Compartir piso 2.) trabajar en el extranjero y 3.) vivir en una gran ciudad.

Al día siguiente ya empecé en mi nuevo puesto de trabajo.

En el colegio me saludaron muchas personas nuevas: mi nueva compañera, con la que iba a trabajar durante el siguiente medio año, mi jefa, los niños y padres de mi clase.

Dede el principio me sentí muy a gusto en la clase de Estrella, el grupo de “Los Peces“. Rapidamente tuve claro que en los siguiente meses me esperaban muchos bonitos momentos y experiencias. El trabajo en los proyectos me gustó mucho, especialmente el proyecto de otoño relacionado con el cuento ilustrado “Frederick“. También los niños conservan el recuerdo del ratón Frederik con mucho entusiasmo. El apoyo lingüístico siempre era el punto central en el trabajo pedagógico con los niños. El desfile de los farolillos en el casco histórico y también el mercadillo de Navidad en el colegio me parecieron preciosos. Me gusta mucho recordar estos dos eventos. Estoy muy contenta de haber tenido la oportunidad de poder vivir estas experiencias.

Todos los días con buen tiempo, muchas personas amables a mi alrededor, un trabajo que me divierte y una preciosa isla con un paisaje de ensueño y muy variado.

He disfrutado mucho de estos momentos tan especiales.

Saludos y adiós

Christine Otten